Rodrigo Alonso Muñoz 

Firma de Rodrigo Alonso en un documento Firma de Rodrigo Alonso en un documento

Rodrigo Alonso Muñoz nació en Iznájar y fue bautizado un martes 19 de enero de 1580 años por Jorge Sánchez del Conde, rector de la iglesia parroquial de Santiago. Era hijo legítimo de Rodrigo Alonso Muñoz y Gracia Muñoz. Fue compadre de bautizo Diego Hernández de la Coba y comadre su mujer, Juana González.

     Tuvo al menos un hermano llamado Andrés, nacido en 1577 y fallecido en 1651.  De este hermano se conserva una carta de dote en al archivo parroquial donde se dice que Andrés Muñoz, hijo de Rodrigo Alonso Muñoz y Gracia Muñoz está casado con Catalina Jiménez hija de Alonso García de Horcas y de Marina de Ávila.

     Desconocemos si ambos hermanos tuvieron descendientes, aunque lo más probable es que así fuera pues en las partidas de bautismo conservadas en el archivo parroquial aparece al menos un Alonso Muñoz Jiménez, nacido en 1614 y un Rodrigo Muñoz Fernández en 1616.

     En el asiento de defunción del padre se nos informaba de que Rodrigo era escribano público, pues ante él hizo su testamento antes de fallecer: “En la villa de Ysnaxar, seis días del mes de henero de mill y seisçientos y vente y vn años, murió Rodrigo Alonso Muñoz, reçibió los sacramentos. Hiço su testamento ante Rodrigo Alonso, escribano público desta villa, en çinco días del dicho mes y año. Mandó se le digan trenta misas para su cumplimiento a quarenta fohas.”

    A principios del siglo XVII Rodrigo Alonso ya realizaba todo tipo de escrituras públicas y privadas. A partir de 1615 aparecen numerosos documentos firmados por Rodrigo Alonso como escribano público, no como escribano de número o de cabildo, es decir nunca tuvo un cargo en el Ayuntamiento. El escribano de cabildo desde 1608 hasta 1636 fue Francisco de Arévalo y a partir de 1639 en adelante era Fernando Moreno.

     Existe un acta de cabildo de 1618 donde todos los vecinos de Iznájar se reunieron a toque de campana para tratar el arreglo del puente que tenía dos arcos en mal estado. Cada uno de ellos al ser preguntado explicó su opinión sobre la conveniencia o no de las obras. Rodrigo Alonso, de oficio escribano público,  opinaba que era muy necesaria y útil esa obra pero que se procurase hacer al menor coste posible para los vecinos por estar muy pobres.

     No sabemos el motivo por el cual los vecinos o los regidores iznajeños decidieron dedicarle una calle con su nombre, pero lo cierto es que antes de 1639 ya aparece en los documentos del archivo municipal la calle Rodrigo Alonso, cuando curiosamente el personaje vivía en la calle “el olivar”, que posiblemente sea la que hoy conocemos como El Caganchuelo.

     En una “Memoria y raçon del repartimiento que se haçe en esta villa de Yznazar para el consumo de la moneda…” fechada en 1639 figuraba la calle Rodrigo Alonso con 20 vecinos. A Rodrigo (Alonso) Muñoz, vecino de la calle “El Olivar”, le correspondía pagar 15 reales  y su hermano Andrés Muñoz, vecino de la misma calle, pagaba 6 reales.

     Rodrigo Alonso es el único iznajeño que ha tenido el honor de dar nombre a una calle del pueblo en vida. Falleció el 15 noviembre 1647 y se enterró en la iglesia de Santiago. Recibió los santos sacramentos de Bartolomé de Illora. Hizo su testamento según consta ante Juan Bazquez, escribano público de número y por él mandó se le dijeran treinta y seis misas con clausula de que veinticuatro de ellas las pudieran decir donde quisieren y doce en la iglesia parroquial. Fueron sus albaceas Lucas Martín Collados y Juan Granjo.

 

 

Miguel Villalba

Historia

Partida de bautismoPartida de bautismo

Calles

Las calles de IznájarLas calles de Iznájar

Monumentos

La VillaLa Villa

Personajes

D. Carlos BurellD. Carlos Burell