D. Julio Burell y Cuellar

    Nació en Iznájar el 1 de febrero de 1859. Hijo de Carlos Burell y Criado y de Mª Aurora Cuellar y Montes, natural de Jaén. Fue bautizado el día 4 de Febrero, según consta en el folio 12, libro 36 de la iglesia de Santiago. Su padre había sido diputado a Cortes por Lucena, Secretario del Gobierno Civil de Córdoba y Granada, y Gobernador Civil dRetrato oficial de D. Julio Burell obra de Simonet realizada para el Ministerio de Instrucción Pública Retrato oficial de D. Julio Burell obra de Simonet realizada para el Ministerio de Instrucción Pública e Málaga.

    En 1874 se trasladó a Madrid, antes había comenzado su labor literaria colaborando en un periódico de Iznájar. En el curso 1878-79 se matriculó en la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central, cursando estudios hasta el siguiente curso 1879-80.

     En la capital escribió en numerosos diarios, destacando muy joven en el periodismo con artículos en El Progreso y en El Heraldo de Madrid, donde alcanzó cierta notoriedad Definitivamente se hizo famoso con el articulo “la caída del coloso”, publicado 1893, crónica y comentario de una sesión del Congreso, que puso fin al ministerio de Silvela, pero su artículo más conocido es Jesucristo en Fornos (1897). El diario ABC publicó la critica favorable que D. Julio escribía: “La obra que ABC representa en el periodismo nacional, con tanta autoridad y con tan claros resplandores de gloria, es el triunfo de la inteligencia, del arte, del honor del arrojo -cosas españolas-; pero también la victoria de la reflexión, de la continuidad en el esfuerzo, del espíritu observador, del inabordable desinterés frente a todos los problemas, cosas que no suelen estar tanto en nuestro mapa". Otro artículo menos conocido pero de gran interés para los iznajeños fue la petición de indulto para Francisco Miranda, reo condenado a muerte en 1899 que finalmente no prosperó. 

    Fundó a principios de siglo, sobre 1904, el primer diario ilustrado con fotografías que hubo en España llamado El Gráfico. Para dirigir la sección fotográfica solicitó la colaboración de Alfonso Sánchez García, famoso reportero que pasó la mayor parte de su vida retratando la Historia de España. Hace unos años se recogió la obra de este fotógrafo en una exposición celebrada en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

    Al aspecto periodístico hay que añadir el lado humano de Burell, su amistad con escritores y sus favores a varios de ellos. Nombró a Valle Inclán profesor de Estética de la Escuela de Bellas Artes en 1916. En la obra Luces de bohemia, Valle Inclán reunía a personajes y acontecimientos reales en los años del reinado de Alfonso XIII. Max Estrella se ha identificado con Alejandro Sawa que murió en 1909, y el ministro de Gobernación con Julio Burell. Este personaje tomado de la realidad era aficionado a la literatura, ex bohemio, y ministro. De él se ha dicho que quizá haya que entenderlo como símbolo del intelectual que renuncia a su vocación para vivir de la política.

    La faceta más conocida de nuestro paisano es la política. Se inició muy joven en la ideología republicana, debido a la influencia familiar; sus tíos Ángel, Francisco y Martín de Cuellar formaron parte de la revolución de Pérez del Álamo, quienes junto a otros paisanos eran la representación de los demócratas iznajeños. Con su paso al Partido Liberal obtiene su primera representación en Cortes como diputado por el distrito de Corcubión en 1887, bajo el gobierno de Sagasta, aunque ejerció pocos meses el cargo. El 26 de febrero de 1898 Sagasta disolvió el Congreso. Las Cortes conservadoras estaban suspendidas desde el 2 de junio de 1897. La Reina Regente firmó el decreto que las disolvía y anunciaba nuevas elecciones, pero todo esto no fue más que un trámite “porque las Cortes españolas hace tiempo que han dejado de ser un foro de debate de los problemas patrio”, en opinión de los intelectuales de la época.    

Placa conmemorativa que el Ayuntamiento de Iznájar costeó en 1910 al ser nombrado ministro. Está colocada en la fachada de la casa donde nació.Placa conmemorativa que el Ayuntamiento de Iznájar costeó en 1910 al ser nombrado ministro. Está colocada en la fachada de la casa donde nació.

    Continuó su carrera política ocupando diversos cargos; diputado varias veces por los distritos de Arzúa Córdoba, La Cañiza en Galicia, y Linares-Baeza en Jaén; gobernador civil de Jaén 1900 y de Toledo 1901. Ocupó varias direcciones generales: la de Obras Públicas 1906 y sucesivamente las de Agricultura, Industria y Comercio. En tres ocasiones fue Ministro de FomentoInterino durante la ausencia del titular: del 14 al 18 de enero de 1906 y  del 13 al 17 de Febrero de ese año, y nuevamente del 3 al 14 de enero de 1910. Con el gobierno de Canalejas se le nombró Ministro de Instrucción Pública y BellasArtes,cargo que ocupódesde el 9 de Junio de 1910 al 2 de enero de 1911. En el gobierno de Romanones fue Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes, ocupando esta cartera desde el 9 de diciembre de 1915 al 19 de Abril de 1917, el periodo más largo. Posteriormente fue Ministro de Gobernación, bajo el gobierno de García Prieto, desde el 19 de Abril de 1917 al 11 de Junio de ese año. Nuevamente en 1918, desde el 9 de noviembre  al 5 de diciembre, volvió a ser Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes.

    Durante su etapa al frente del Ministerio de Instrucción Publica en 1915 abrió la enseñanza universitaria a la mujer y creó una cátedra para que doña Emilia Pardo Bazán impartiera clases en la universidad Central de Madrid, que no había logrado ser nombrada académica de la lengua, por oposición entre otros de don Juan Varela. Don Julio dió nuevos aires a la docencia, que en el terreno científico había permanecido invariable durante más de cincuenta años. Por tal motivo, en la sala de juntas de la Facultad de Química de la Universidad de Sevilla se colocó de forma permanente un retrato de él. En una visita a la Biblioteca Nacional, hizo unas declaraciones peyorativas, a las que salió al paso Menéndez Pelayo con una carta dignísima y respetuosa, en la que justificó su gestión, defiendió al Cuerpo de Bibliotecarios y, a su vez, hizo los cargos más duros al Gobierno. Lo cual no impidió que fuera nombrado académico de la Lengua, en atención al mérito de su pluma.

     Fallecido en Madrid el 21 de diciembre de 1919, sus restos descansan el cementerio de la Almudena.

 

Petición de indulto para Francisco Miranda

 

 

  

Miguel Villalba

 

Historia

Partida de bautismoPartida de bautismo

Calles

Las calles de IznájarLas calles de Iznájar

Monumentos

La VillaLa Villa

Personajes

D. Carlos BurellD. Carlos Burell