Emilia Torrubia Rojas

Emillia Torrubia Rojas, más conocida por La señá Emilia
Emillia Torrubia Rojas, más conocida por La señá Emilia     Emilia Torrubia Rojas nació en Guadix en el año 1839. Era hija de Antonio María Torrubia Gutiérrez, nacido en 1803, en Iznájar, y de María del Carmen Rojas Muriel, natural de Guadix. Sus abuelos paternos fueron Antonio Torrubia y Cuellar, natural de Loja, y Josefa Gutiérrez, de Iznájar; los maternos Esteban de Rojas y Ana Muriel, ambos de Guadix. Emilia fue conocida en Iznájar como "La señá Emila" (abreviatura de señora). 

    Su padre fue secretario del juzgado de paz y vivió algunos años en Guadix ejerciendo su profesión. En esta ciudad se casó y nacieron sus primeros hijos. Allí nació María Dolores, después Emilia, Mariquita y Antonio. Cuando el matrimonio se trasladó a Iznájar nacieron los demás hermanos: Pepa, José y Adolfo San Juan. Vivían en la calle Real nº 1. Es de suponer que Emilia, junto al resto de hermanos recibiría una esmerada educación. En un censo de 1860 tanto ella como todos sus hermanos de corta edad sabían leer y escribir.

    En 1872, con 33 años, se casó con Rafael Nogués Alcalde, administrador de la duquesa de Castro-Enríquez que vivía en el castillo junto a su madre viuda y su hermana Carmen. Rafael era unos años mayor que Emilia, había nacido en 1826 en Cabra y estuvo implicado en mayor o menor medida en la revolución de Pérez del Álamo en 1861, pues fue detenido, encausado y finalmente absuelto por la comisión que en Loja juzgó a todos los sospechosos iznajeños de haber participado en esta revuelta.

    El matrimonio se estableció en el barrio de San José, en una casa adosada a una fábrica de harina llamada Nuestra Señora de la Esperanza, más conocida por La Máquina. En el barrio de San José coexistieron dos fabricas harineras; una llamada La Aceña propiedad de Antonio Guerrero Cherino y la otra, Nuestra Señora de la Esperanza propiedad de Rafael Nogués que la había comprado a Rafael Garrido Lechado. La Aceña era propiedad,en 1834, del Conde de Luque y marqués de Algarinejo y La Esperanza pertenecía por esos años a Mª Francisca Molina Moyano, viuda de Marcos Carrillo, vecina de Priego. 

Rafael Nogués Alcalde, marido de La señá Emilia Rafael Nogués Alcalde, marido de La señá Emilia     Ninguna de ellas tenía noria. Otro vecino del Barrio, José Molina Ropero, había construido una aceña a unos 300 metros de La Máquina, sobre los tres ojos que quedaban del puente hundido del Genil. Esta otra aceña sí contaba con una noria y generó un largo pleito con la viuda de Marcos Carrillo en julio de 1835 por construir una parada en uno de los desagües de su fábrica y no querer pagar los gastos comunes de la presa existente en las dos fábricas citadas. 

    Rafael Nogués Alcalde era el mayor contribuyente de Iznájar, si exceptuamos al conde de Altamira y al marqués de Albudite que poseían bienes valorados en 50210 y 42340 reales respectivamente. Tras su fallecimiento, ocurrido el 2 de diciembre de 1891, doña Emilia continuó gestionando el patrimonio familiar y ejerciendo como administradora de los bienes de los condes de Castro-Enríquez. A partir de ese día su sobrino Juan Luis Torrubia Muñoz se trasladó a vivir con ella a la casa del Barrio.

    En 1895 una fuerte crecida del  Genil ocasionó inundaciones en las todas las huertas ribereñas, arrancando ruedas de norias y dos puentes de propiedad particular. Al quedar el pueblo incomunicado doña Emilia en colaboración con don José Rosales Ruiz decidieron construir un famoso puente que sería conocido como Puente de La Señá Emilia y que ha dado nombre a una calle del pueblo.

    En 1917 una nueva riada destrozó su fábrica de harina y arrasó animales, enseres y comestibles que tenía en la huerta. Todo el pueblo lamentaba la desgracia de doña Emilia pues era la constante protectora de todos los pobres del Barrio y de Iznájar.

    La muerte le llegó a las 8 de la mañana del 19 de enero 1932 a los 93 años de edad. Curiosamente en el libro de defunciones de la parroquia cifraron su edad en 94 años, en el certificado médico de defunción anotaron 97 y en prensa 99 años.

 

 

 

Miguel Villalba  

 

Historia

Partida de bautismoPartida de bautismo

Calles

Las calles de IznájarLas calles de Iznájar

Monumentos

La VillaLa Villa

Personajes

D. Carlos BurellD. Carlos Burell