Andrés Hilarión Rosales Muñoz

 Andrés Rosales MuñozAndrés Rosales Muñoz    Obispo de Jaén y Almería. Nació en Iznájar el día 21 de octubre de 1807 y falleció en Almería el día 10 de Octubre de 1872.

    Fueron sus padres don Felipe Rosales y Travado y doña Julia Muñoz Llamas. Sus abuelos paternos don Miguel Rosales y doña Isabel Travado. Los maternos don Juan Muñoz Peñuela y doña Maria Josefa Llamas. Todos ellos naturales de Iznájar. Bautizado al día siguiente de su nacimiento en la iglesia de Santiago, por el presbítero Joaquín Ordóñez Delgado con los nombres de Andrés e Hilarión. El padrino fue su tío, el presbítero don Andrés Rosales y actuaron como testigos don Diego Sánchez Caballero, don Juan Escamilla y don José Durán. La partida bautismal consta en el libro 24 de bautismos de dicha parroquia al folio 75, sacada el 15 de marzo de 1852 por el cura rector de la iglesia mayor parroquial de Santiago, don Joaquín de Luque Espejo.

    Estudió latín y humanidades en el Colegio de Cabra y en el Seminario de San Pelagio de Córdoba.  Cursó estudios de filosofía y teología en el Seminario Conciliar de San Pelayo de Córdoba, donde recibió las órdenes sagradas y el presbiterado. Según un testigo presencial recibió el subdiaconado antes de 1830 por cuanto debía tener unos 22 años. Se doctoró en Filosofía y Teología en la Universidad pontificia de Sevilla.

   En el seminario central de la Universidad de Granada alcanzó el grado de doctor en cánones con calificación de sobresaliente y se licenció en teología. En el Seminario de San Pelagio y en el de San Cecilio de Granada ocupó varios años las Cátedras de Filosofía y Teología. Siendo párroco de San Andrés de Córdoba, opositó a Canonjías de Doctoral y Magistral de la Catedral cordobesa, renunciando a sus derechos antes de efectuarse la votación. Fue nombrado Canónigo de la Catedral de Almería y después de Granada, siendo a su vez en esta úItima Fiscal general del Arzobispado y Juez calificador. 

    Al terminar los estudios volvió a Córdoba donde fue cura párroco de San Andrés y durante treinta años profesor de filosofía primero y después de teología en el Seminario Conciliar de San Pedro. Como párroco de San Andrés opositó a las canonjías de doctoral y magistral de la Catedral de Córdoba. En cambio fue nombrado por la reina Isabel II canónigo de la Catedral de Almería y después de la metropolitana de Granada, donde fue capitular y, por nombramiento del arzobispo, fiscal general del arzobispado y juez calificador del Seminario Central de Granada.

   A propuesta de Isabel II el Papa Pío IX lo nombra Obispo de Jaén el 25 de junio de 1858 con la obligación de erigir el Monte de Piedad. El día 23 de octubre el vicario capitular de la sede jienense toma posesión de la misma en su nombre. El juramento y la consagración episcopal los realizó en la Catedral de Granada el 7 de noviembre de 1858. Acompañado del obispo electo de Orihuela, intimo amigo y también cordobés, entra en la diócesis de Jaén. En el palacio episcopal tiene lugar una solemne recepción, estrenándose expresamente para su entrada un Himno con letra del poeta jienense  Almendros Aguilar y música del maestro Sequera, siendo muy bien acogido por el pueblo de Jaén. Fue el tercer Abad de Alcalá la Real desde 1851 hasta que esta abadía fue suprimida con todas las jurisdicciones exentas.

 Por un real Real Decreto de 24 de Septiembre de 1859, a propuesta de O’Donell, es nombrado senador vitalicio del Reino. El día 30 de ese mes una Real Orden traslada el nombramiento al Presidente del Senado, quien recibe el  Testimonio de toma de posesión del Obispado el 8 de Mayo de 1860. El Dictamen de la Comisión de examen de calidades del Senado aprueba el nombramiento en sesión de 15 de junio de 1860, comunicándole la admisión y  el 18 de Febrero de 1861 juró el cargo. Fue por tanto senador en las legislaturas de 1860-1861, 1861-1862, 1866-1867, 1867-1868 y en 1872-1873 por las provincias de Córdoba y Toledo.

   Escudo usado por el obispo RosalesEscudo usado por el obispo RosalesEn la visita que la reina Isabel II efectuó a Andalucía en 1862 celebró en la Catedral de Jaén una misa solemne en su honor, lo cual fue agradecido por la reina regalándole un cáliz de plata. No sabemos si intercedería por los iznajeños presos en los sucesos del año anterior, durante la revolución de Pérez del Álamo, pero es de suponer que así fuera pues todos fueron indultados por estas fechas.

   Por motivos de salud en 1864 es trasladado a Almería. Tras un largo proceso, el 22 de septiembre de este año, es nombrado por el Papa para ocupar la sede de Almería, vacante por fallecimiento de su titular, con el encargo de reparar el palacio episcopal y erigir el Monte de Piedad. El mismo encargo le había sido hecho con anterioridad al ser nombrado obispo de Jaén. Entró en la Catedral de Almería el día 22 de diciembre, siendo muy bien acogido por todos. Asistió al Concilio Vaticano I en 1870.

   El 27 de agosto de 1867 nombró a su sobrino, el presbítero Andrés Rosales Ruiz, para cubrir la vacante de coro de la Catedral. Tras el derrocamiento de Isabel II fue, junto al primado Alameda, el único obispo español que no se opuso al gobierno en su pretensión de que todo eclesiástico jurara la Constitución de 1869 y es más, autorizó a su clero a jurarla. Esta medida no tuvo buena aceptación en su momento por el clero, por lo que fue duramente criticado. 

   Falleció de aplopejía a las dos de la mañana del día 10 de octubre de 1872 en el palacio episcopal de Almería, siendo enterrado al día siguiente en la Catedral de esta ciudad, donde descansan sus restos mortales. El Ayuntamiento de Iznájar, en el pleno del 27 de Abril de 1902 le otorgó el nombre de la calle Rodrigo Alonso que desde entonces recibe el nombre de calle Obispo Rosales.

 

 

 

 

Miguel Villalba 

 

 

Historia

Partida de bautismoPartida de bautismo

Calles

Las calles de IznájarLas calles de Iznájar

Monumentos

La VillaLa Villa

Personajes

D. Carlos BurellD. Carlos Burell