De la calle “La Hoya”         

    
Una de las calles más antiguas de Iznájar es conocida popularmente como calle La Hoya. El curioso nombre se debe a una puerta medieval con postigo que existió al final de la actual calle Lanzas Torres

En este lugar se encontraba la puerta medieval que dio nombre a la calle La HoyaEn este lugar se encontraba la puerta medieval que dio nombre a la calle La Hoya

    A esta puerta se accedía a pie por un camino que desde La Fuente subía por la ladera del castillo al Caganchuelo, donde una depresión del terreno formaba una hoya. Esta es una de las calles más antiguas de Iznájar que toma el nombre de una de las cuatro puertas existentes en la villa en época medieval; la puerta del Postigo, la de La Muela, la del Rey y la de La Hoya.     

    La crónica de Alvar García de Santa María refiere la conquista de Iznájar entrado el invierno de 1433. Cuenta el cronista como Diego Gómez de Ribera, Adelantado de Andalucía, “escaló é cobró para el Rey la villa de Iznáxar, que era notable villa”por que “deseaba mucho facer servicio al Rey, especialmente en daño de los moros” y“tenía el corazon  animado á facer daño en los moros en el invierno como en el verano”.

 Melchor de Rivera, administrador y tesorero del vizconde de Iznájar, daba noticias de que Juan de Balenzuela y Alonso de Doblas “abriendo las puertas del fuerte acia la ladera entraron con su gente, la ganaron y quebrantaron las puertas que cahian a la villa”. La puerta situada hacia la ladera del castillo que se unía mediante un muro con una torre de protección, de la que solo han quedado los arranques en el conocido barrio de La Torre, era la de La Hoya.     

El peñón de Rosario en la calle "La Hoya"El peñón de Rosario en la calle "La Hoya"    En enero de 1601 el licenciado Andrés Zamorano, alcalde mayor de la villa, tomaba las cuentas del concejo al mayordomo Juan Noguerón. Las anotaciones del mayordomo indican que el concejo había pagado el año anterior 1000 maravedíes a Pedro de Abila“por dos dias que se ocupó en yr a la çiudad de Loxa a saver si estava apestada para guarda desta villa”. Al confirmarse la epidemia de peste en Loja y para evitar el contagio se ordenó a los albañiles Francisco de Contreras, Juan López de Sevilla, el mozo, y Benito López Prieto, “tapar e barrear la puerta del Rey desta villa y el postigo e puerta de la Hoya”.

    En 1836 se le cambió el nombre a la calle por el de José de Montes, liberal iznajeño que tuvo sus casas principales aquí. Posteriormente, el 27 de Abril de 1902, las autoridades locales decidieron poner a varias calles el nombre de personajes ilustres del pueblo para conmemorar su recuerdo. A la entonces calle José de Montes le correspondió el nombre de don José Lanzas Torres.

    Durante la Segunda República, el 7 de julio de 1931, volvieron a cambiar el nombre de las calles y a esta la denominaron Pi y Margall. En octubre del 36 el Ayuntamiento decidió devolver el antiguo nombre a las calles del pueblo y de esta forma la popular calle de La Hoya ha llegado a nuestros días con el nombre de Lanzas Torres.

 

 

 

 

Miguel Villalba

  

Historia

Partida de bautismoPartida de bautismo

Calles

Las calles de IznájarLas calles de Iznájar

Monumentos

La VillaLa Villa

Personajes

D. Carlos BurellD. Carlos Burell